lunes, 16 de mayo de 2022

ENCUENTRO CON ESTUDIANTES DE SENEGAL Y CHILE

 


Este viernes tuvimos una bonita videollamada de nuestros chicos y chicas de 4ºESO de Matemáticas Aplicadas de San Benito con otros tres centros, uno de Dakar y otro de Santiago de Chile, dentro de los retos climáticos de la experiencia de Aprendizaje Servicio Proyecto Dubini que estamos realizando este curso.


Este es el enlace del blog de Mates:

 

https://yoquieroaprobarmates.blogspot.com/2022/05/el-proyecto-dubini-moviliza-al-mundo.html

 




Juan Francisco Falcón León

IES San Benito

Profesor de Matemáticas

 


viernes, 13 de mayo de 2022

ENTREVISTAMOS A LA ESCRITORA MARTA BARRIO, PREMIO TUSQUETS DE NOVELA 2021


 

Marta Barrio García-Agulló es una escritora española que nació en New Haven en 1986. Se licenció en Filología Hispánica y en Estudios de Asia Oriental en la Universidad de Madrid y, más adelante, cursó un máster en Edición en la Universidad de Salamanca-Santillana. Se dedica, además de a la escritura, a la edición de libros. Su primera novela, Los gatos salvajes de Kerguelen (2020) fue finalista del premio Memorial Silverio Cañada en la Semana Negra de Gijón. Con su segunda novela, Leña menuda (una desgarradora historia de una pérdida prematura) ganó el XVII Premio Tusquets Editores de Novela.

-       ¿Qué fue lo que le impulsó a empezar a escribir? ¿Cuándo tomó la decisión de ser escritora?

Cuando era niña, me encantaban los cuentos. Tanto, que cuando me portaba mal me castigaban sin leer. Mis padres unas Navidades me regalaron un programa informático de escritura creativa con el que empecé a escribir mis primeros cuentos, eran cosas de osos que cantaban y les tiraban tomates, pero no pasaba nada porque se los comían y estaban riquísimos. En la adolescencia, participé en un par de concursos de poesía en el colegio, siendo premiada en ambas ocasiones, y luego vino un larguísimo periodo de tiempo sin acercarme a la escritura, porque descubrí el canon, y eso me paralizó. Temí que lo escrito no estuviera nunca a la altura de lo leído, no poder llegar al nivel de los grandes autores a los que se veneraba, ser mediocre, en suma. Me dediqué al estudio de la literatura, y más tarde a la edición, y eso me alejó todavía más del deseo de escribir, hasta que de un día para otro eso cambió. Quizás, pensándolo a posteriori, fuese al ver que empezaban a publicar libros escritoras de mi edad cuando comencé a sentirme autorizada para intentarlo a mi vez.

-       ¿Sus escritos son obra de su experiencia? ¿Hasta qué punto le influyó su estancia en Connecticut? ¿Lo recuerda como un hogar, al que visita con frecuencia?

Mis escritos nacen, de momento, de vivencias ajenas, si bien en lo que estoy escribiendo ahora me estoy asomando más a lo biográfico. Connecticut no es un hogar para mí, nací ahí, pero me fui al poco tiempo y nunca he vuelto. Es, desde luego, un viaje pendiente.

-       El hecho de escribir ciertas temáticas en específico en sus obras (fenómenos metereológicos, embarazo, etc.), ¿a qué se debe?

Han sido, en ambos casos, historias regaladas, confesiones o vivencias fuera de lo común de personas cercanas en las que he visto que podía haber espacio para la narración. Primero, mi hermano, luego, una de mis primas, y en lo que estoy haciendo, o pensando, ahora, mi tía abuela tiene un papel protagonista. También ocurre que esas historias tenían una resonancia especial para mí porque coincidían con ciertas causas que me importan mucho. Creo en la literatura como acción de cambio, y me preocupan la ecología y el feminismo. Me aterroriza la amenaza creciente del cambio climático, como un crimen perfecto que se perpetra sin que nadie pueda impedirlo y que nos acabará alcanzando por mucho que los políticos se empeñen en mirar hacia otro lado y no darle la prioridad necesaria en sus agendas. También me inquieta el retroceso de mentalidades que se está dando en la cuestión de los derechos de la mujer, y en el aborto en particular, pienso en la nueva legislación al respecto de Texas y me entran escalofríos. Hemos vuelto a los tiempos de la delación, de los vecinos inquisidores que se pueden lucrar con el dolor ajeno.

-       Además de ser escritora, también se dedica a la edición de libros, ¿nos podría contar cómo se abrió a este mundo de la literatura comercial?

A mí me ha ayudado mucho leer a escritoras de mi generación. Me he sentido validada, me he sentido autorizada para escribir. Es muy importante lo de los roles y los ídolos. Si tú ves que solo publican hombres de mediana edad, tirando a 50-60 años, no haces esa identificación y, al ver que muchas mujeres escribían… Pienso en Sabina Urraca, en Aixa de la Cruz, que trataban temas que a mí me tocaban muy de cerca y que a lo mejor a mis padres no. Eso me hizo pensar en un relevo generacional, en el que quizá no habría pensado si hubieran seguido publicando solo novelas de señores de mediana edad. Pero yo, que había estudiado Filología, soy editora y no me sentía autorizada a ello. Al alcanzar cierta madurez profesional, cierta estabilidad, y al mirar a mi alrededor y ver que se publicaban novelas a escritoras de mi edad a las que yo tenía en alta estima… me animé.

-       ¿Cómo compagina su vida laboral con su vida familiar o de ocio?

Fatal, no tengo ni un minuto para mí, me encantaría tener tiempo para hacer ejercicio o ir al cine. Ursula K. Le Guin decía que los niños se comen los manuscritos. Al final es más difícil hoy día para la mujer sacar tiempo para la creación que para el hombre, porque nosotras somos las que llevamos ese peso del cuidado. Quizás ahora, además, tenemos expectativas demasiado altas. Pretender pasar tiempo con los hijos mientras horneas bizchochos artesanales y a la vez ser plenamente exitosa en todos los demás ámbitos de la vida, eso es sencillamente una falacia. Es imposible. Pero eso no quita que haya un problema real de conciliación en España y que seamos las madres quienes cargamos con la mayor parte de la carga de la crianza y de la casa. Como sociedad no hemos sido capaces de darle un espacio a la vida, y eso es un fracaso. Y luego está la culpa, ese ideal de la mujer perfecta que te hace intentar llegar a todo y dejarte la piel en el camino. Si no fuera por la ayuda de las abuelas de mi hija, ya me tendría que haber reducido la jornada. Las amigas siempre dicen que te harán de canguro, pero cuando pides el favor, nadie responde, les viene mal. Por otra parte, según vemos en los datos, sigue habiendo muchas menos mujeres que publican que hombres que publican, y en parte se debe a este tema.

-       ¿Cómo le afectan emocionalmente sus publicaciones? ¿Cómo han repercutido sus premios en su carrera como escritora?

La gente me pregunta si respecto a la tercera novela no siento presión. Ni de broma. Lo que siento ahora es una gran alegría y tranquilidad, porque mi principal problema a la hora de enfrentar la página en blanco es convencerme a mí misma de que eso merece la pena, que merece la pena dedicar el tiempo y el esfuerzo. Quitar ese tiempo y ese esfuerzo a otras cosas de mi vida. 

-       Con respecto a Leña menuda, ¿cree que existe un amplio desconocimiento sobre el miedo que experimentan muchas mujeres durante el embarazo? ¿Qué le hizo escribir una novela que rompe con las creencias de la sociedad? ¿Es acaso su novela, una crítica del “deber” que ha impuesto la sociedad?

Por supuesto. Yo viví mi embarazo con mucho miedo, tuve algún susto. Además, tuve diabetes y contracciones todas las tardes... En fin, estaba muy hecha polvo. Y la gente no hacía más que decirme "disfrútalo". ¡Pero cómo se podía disfrutar eso! Esa idea de la Embarazada Feliz me toca bastante las narices. A mí el embarazo, y el parto no digamos, no me parecen una experiencia amable. Hay quien dice que es el momento más feliz de su vida, y yo ante esas personas sólo puedo pensar que están locas o que han tenido una vida de mierda. Lo que tengo muy claro es que, si ya viví mi primera vez con bastante miedo, ahora pensar en un embarazo me daría más miedo aún, porque soy mucho más consciente de todas las cosas que eventualmente pueden torcerse durante el mismo. En ese aspecto, la novela ha tenido para mí algo de catarsis.

-       ¿Qué le aconsejaría a una persona que le apasiona escribir y se ve como futuro/a escritor o escritora?

Que lea mucho, muchísimo. Que escriba, por supuesto. Creo que a escribir se aprende primero leyendo y luego escribiendo. Y, por último, corrigiendo, no dando nada por supuesto.

-       ¿Quién es su escritor favorito? ¿Cuál es el escritor o libro que más le ha influido como autora a la hora de escribir?

Soy una lectora muy ecléctica, pero Patricia Highsmith y Marguerite Duras (de quien tuve la inmensa suerte de editar El dolor con traducción de la inigualable Clara Janés) son mis autoras de cabecera sin duda alguna. También me influenciaron mucho Estupor y temblores de Amélie Nothomb, Las primas de Aurora Venturini, El gran cuaderno de Agota Kristof, El cielo de Lima, de Juan Gómez Bárcena, El gourmet de Lu Wenfu, Alexis o el tiro de gracia de Marguerite Yourcenar, La casa de las bellas durmientes de Yasunari Kawabata, Caperucita en Manhattan de Carmen Martín Gaite, El peso falso, de Joseph Roth, La cámara sangrienta de Angela Carter, los Relatos de Bernhard y Nada de Carmen Laforet. 

-       ¿Tiene alguna manía destacable en el momento de escribir o leer? ¿Y cuál es su lugar y momento idóneo para hacerlo?

Para mí, el momento de lectura y escritura es un momento arañado a la noche, digamos, al escribir o leer robándole horas al sueño mientras mi hija duerme, y por ello concibo la escritura como una labor de a ratitos sueltos. Si pudiera elegir, me gustan más las mañanas, es el momento cuando estoy más lúcida, y el resto del día siento que tengo mucha menos energía.

-       ¿Cuáles son sus géneros preferidos para leer? ¿Son los mismos que para escribir?

Me divierte mucho lo policiaco, y lo fantástico, y no descarto hacer algo de terror alguna vez. De momento, las dos novelas que he escrito y la que estoy planeando escribir ahora son muy diferentes entre sí, y creo que esa variedad es lo que me gusta de la lectura y la escritura, no leer ni escribir dos libros iguales.

-       ¿Qué está leyendo actualmente? ¿Y escribiendo?

Estoy leyendo Lo demás es aire, de Juan Gómez Bárcena, un escritor que recomiendo muchísimo. De momento no estoy sacando tiempo para la escritura. Estoy pensando en un proyecto sobre la infancia, la familia y el verano. Quiero que sea una novela veraniega y luminosa. Veremos a ver si sale.

Muchas gracias.

Elisa Rostro, Lucía Rivero y Victoria Garrido

 1º Bachillerato A

miércoles, 4 de mayo de 2022

DIARIO DE UNOS ZAPATOS

 

El alumnado de 1º ESO en la materia de Prácticas comunicativas y creativas han realizado un proyecto a partir del visionado de las imágenes del monumento de los zapatos en Budapest (Hungría) de Gyula Pauer y Can Togay, fragmentos del Diario de Ana Frank y la BSO de La lista de Schilender. Han construido un mural de zapatos viejos pintados con su carta o mensaje correspondiente, que se han colocado, de manera creativa y estética en el hall del centro.

Desarrollo de la actividad:

Inspiramos esta historia en el monumento a los zapatos situado en la ciudad centroeuropea de Budapest, capital de Hungría. Sesenta pares de zapatos componen esta obra creada en recuerdo a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial, ejecutadas y arrojadas a las aguas del río Danubio. En las grandes ciudades es posible encontrar todo tipo de estatuas. En algunos casos, su emplazamiento y motivo responde a la estética, obras artísticas que se exponen en la vía pública como si se tratase de un museo; pero en la mayoría de ocasiones estos monumentos esconden una historia detrás, ya sea porque, por ejemplo, representan a la figura de un personaje legendario o insigne o rememoran acontecimientos históricos.

Este monumento singular está situado en Budapest, la capital de Hungría, muy cerca del muelle de Pest, a orillas del río Danubio. El muelle, ubicado entre el Parlamento y el célebre Puente de las Cadenas, es depositario, desde el 16 de abril de 2005, de un original monumento tanto por su forma como por su significado, pues llama enseguida la atención de cualquier viajero que se encuentre en las proximidades.

Esta obra artística, diseñada por Can Togay y Gyula Pauer, representa a los zapatos de hombres, mujeres y niños; cientos de víctimas inocentes que fueron cruelmente asesinadas y, posteriormente, arrojadas a las aguas del Danubio.

El monumento rinde homenaje a la memoria de las víctimas con la intención de evitar que caiga en el olvido uno de los episodios más funestos en la historia de la humanidad: el Holocausto judío de la Segunda Guerra Mundial.
Estas personas, en su mayoría judíos, eran conducidas hasta las orillas del Danubio. Se les ordenaba descalzarse para después ser asesinadas con un disparo en la espalda. Después, los cadáveres caían o eran arrojados con desprecio a las aguas del río.
Junto a los zapatos del muelle de Pest se han colocado tres placas alusivas –una en inglés, otra en húngaro y otra en hebreo– que explican el carácter memorial del monumento. Son un claro ejemplo de que la historia hay que recordarla, principalmente para que nunca más vuelva a repetirse.

El alumnado de 1º ESO ha reflexionado sobre las emociones y pensamientos que nos generan estos hechos y posteriormente recreamos en este emplazamiento la orilla del Río Danubio donde se encuentra este monumento; han elaborado unos zapatos conmemorativos, han enviado una carta a un personaje imaginario que mostramos en esta exposición.

Profesorado de Prácticas comunicativas y creativas de 1º ESO













jueves, 28 de abril de 2022

CREACIÓN LITERARIA

 


Barcos que dan a la mar

La soledad se sentía desde las venas hasta los bombeantes latidos del corazón. El silencio aclamaba su reino, poblado de las almas condenadas a sufrir su cárcel interna e imaginaria. La paz era una ola lejana, un murmullo susurrante, un sueño olvidado, un soldado caído. Era el deseo de aquellos seres infelices e insatisfechos. Era la ambición por lo prohibido, por lo palpable y finito, por aquello que aunque no se quisiera, terminaba. Y ahí se encontraba la felicidad, justo ahí, en ese punto intermedio. ¡Oh, pero qué difícil es poseerla, apropiarse de ella…! ¡Seremos para toda nuestra larga existencia, esclavos de la misma! Nuestras mentes programadas para ese único fin, ¡olvidan la forma en la que podemos serlo! Le quitamos tanto valor a las pequeñas cosas, ¡que dejamos de tenerlas en cuenta! ¡Hay que ver como acaban infravaloradas, en el descuido… tal pincelada accidental en el blanco lienzo! Y sí, aquellos mismos resultan ser agitados por las mareas intrínsecas, por el fuego interior, por las emociones espontáneas que terminan floreciendo en la rosa del amor. Las lágrimas derramadas por esos pálidos rostros consumidos por la frustración, consiguen regar bajo su paso los frutos de la tierra, el alimento de los corazones hambrientos de respuestas que nunca serán resueltas, fluidas en los rincones ocultos de nuestro cerebro; aún quedan caminos vírgenes por recorrer.

Victoria Garrido Rodríguez 1º Bach A

miércoles, 27 de abril de 2022

 

El coste de la vida

            Antes de terminar el año 2021, empezó la escalada de precios debida principalmente al coste de la energía. Ya en el año 2022, los precios de la energía eléctrica y de los combustibles, ha seguido escalando precios. Si a esto se le suma la guerra en Ucrania y una huelga en el transporte en España, ha sido la tormenta perfecta para la grave inflación a la que estamos sometidos.

La pérdida de poder adquisitivo en las familias es cada vez mayor, ya que la carestía de los productos de consumo ha subido mucho más del doble que la subida de los salarios. Si comparamos los precios de hace unos meses hasta ahora en el mismo supermercado, nos damos cuenta de las subidas desorbitadas de los mismos. Debido a la huelga de transporte, se ha llegado al desabastecimiento de productos frescos, pero claro está, los transportistas no podían cobrar lo mismo de transporte de mercancías y además, se presentó de por medio el abusivo precio del gasoil. No obstante, se ha llegado a un acuerdo entre los transportistas y el gobierno para la reducción de precios en el combustible.

Por otro lado, no nos habíamos dado cuenta de que la mayoría de granos para las harinas (pan, gofio, etc.) procedían de Ucrania, por lo que este aspecto no nos ha favorecido desde ningún punto de vista. Los precios desorbitados del aceite de girasol, por poner un ejemplo, se vieron favorecidos porque muchos ciudadanos hicieron acopio de cantidades abusivas de aceite, sin pensar un poco en los demás. Lo que pasó en su momento con el papel higiénico al comienzo de la Covid-19, se repite ahora con el aceite de girasol, y en general con todo.

La luz y los combustibles, que son de uso diario, empobrecen más a los menos favorecidos, por lo que la clase media, si sigue esto así, dejará de existir, es decir, los pobres cada vez serán más pobres, y los que son de un estatus social más alto, no les estorbará tanto esta subida de precios. La comida es una necesidad diaria y desafortunadamente, es lo que más ha subido, al igual que los combustibles. Por ejemplo, un pantalón o una camisa dura lo que tenga que durar, sin embargo, la comida, la luz y el transporte, es una necesidad diaria.

En conclusión, se espera pacientemente en un final a esta grave situación que nos afecta a todos, para que finalmente vuelva todo a la normalidad, o que por lo menos haya un equilibrio que no afecte tanto esta situación en general.

 

Elisa Rostro García, 1º Bach A

lunes, 25 de abril de 2022

GORGUERAS DE PAPEL

 

   Con motivo de la celebración del Día del libro, nuestro alumnado de 2º de la ESO se ha sumado a participar en una iniciativa propuesta desde la asignatura Prácticas comunicativas y creativas: Lectura coral del Quijote.  En primer lugar descubrieron un elemento del vestuario que se usó en España en el siglo XVI, llegando a estar de moda hasta el reinado de Felipe IV (siglo XVII): la lechuguilla, gorguera o también llamada “gola”. Este cuello, que era independiente del vestido o traje, tenía grandes proporciones y se confeccionaba siempre de color blanco y se sujetaba con unas varillas de metal de forma que por detrás quedase levantado; era una prenda común a hombres y mujeres.  Emulando dicha prenda, el alumnado confeccionó sus gorgueras con papel con la finalidad de identificar en la puesta en escena una de las señas de identidad de Cervantes.


            Para finalizar la actividad, se realizó una lectura coral del Quijote en el hall del centro. En primer lugar, nuestro alumnado leyó el inicio del Quijote en francés, inglés, catalán, gallego y euskera. Y finalizaron leyendo fragmentos destacados de la obra de Cervantes. 

 


Profesoras de Prácticas comunicativas y creativas 2ºESO

Nuria Díaz y May Rodríguez


EL PERIODISMO EDUCATIVO: UN LENGUAJE DIFERENTE

 

El alumnado de 2º ESO A y 1º de Formación Profesional Básica realizó ha iniciado durante la Semana cultural celebrada en nuestro centro el Proyecto Periodismo escolar. Con el objetivo de “Impulsar acciones para la mejora de la comunicación lingüística del alumnado de Canarias desde la colaboración e implicación de todos los sectores de la comunidad educativa”, la Dirección General de Ordenación, Innovación y Calidad, a través del Servicio de Innovación Educativa propuso la convocatoria del Proyecto de Periodismo Escolar: Comunicación Canarias, en sus dos modalidades, radio y televisión, con el objetivo de implementar actuaciones interdisciplinares encaminadas a enriquecer la competencia y habilidades comunicativas, así como las competencias mediática, digital e informacional, junto a la implementación de metodologías activas y colaborativas, desde la participación e implicación de todos los sectores de la comunidad escolar. Siguiendo esta línea, nuestro centro se adscribió a esta iniciativa y hemos hecho nuestro primer trabajo audiovisual bajo la temática: la Literatura y el mar.

Los participantes realizaron la grabación de un recital haciendo uso del croma o clave de color, técnica audiovisual utilizada ampliamente tanto en cine, televisión y fotografía, que consiste en extraer un color de una imagen o vídeo (usualmente el verde) y reemplazar el área que ocupaba ese color por otra imagen o vídeo, con la ayuda de un ordenador. Con el mar de fondo, se encendieron los focos y se dio vida a fragmentos literarios. Las olas y la creatividad se mecieron a las órdenes de un solo estímulo: ¡Acción!

 

 

Coordinadora del Eje 4 Proyecto Innova

May Rodríguez